ING NEW YORK CITY MARATHON

17 11 2011

Ya han pasado dos días desde que corrí con Marc S. la Maraton de Nueva York, y siguen pasando por mi mente recuerdos inolvidables. Escribo este post desde el aeropuerto de Atlanta, escala en el camino de vuelta a casa, y aquí en Atlanta todavía se ve a muchos “FINISHERS”, alguno de los cuales es muy divertido verlos andar, pues la Maraton le ha pasado factura y parecen  patos.

La verdad es que desde el momento en que llegamos, el jueves pasado, ya se respiraba por todas partes el gran acontecimiento que nos esperaba el domingo.

VIERNES

Según los planes quedamos con Marc y Mónica en la Expo, para recogida de dorsales y hacer una sesión de “consumo”. La recogida de dorsal, como es habitual muy fácil, todo muy bien organizado y fácil, además nos daban la opción de coger el transporte de la organización si  nos interesaba, pero al ser muy pronto decidimos que la mejor opción era ir hacia la salida con el grupo de MARATHINEZ.

Una vez recogido el dorsal a la “selva”, la compra de todo el material conmemorativo de la Maraton, es una autentica locura, puedes encontrar de todo con el logotipo del evento, desde unos calcetines a unos calzoncillos, pasando por unas bambas o unas mallas, una autentica locura y una llamada al consumo, que nosotros seguimos fielmente, en esta ocasión no queríamos quedarnos sin los recuerdos de haber estado en esta edición de la Maratón, así que después de casi 2 horas, no tocó pasar por caja, por suerte el cambio de moneda nos beneficiaba. (Ver material)

Por cierto Mónica dentro de la locura se apuntó a la carrera de 5k que se celebra el sábado, y que en esta ocasión transcurría desde la calle 42 a la misma llegada de la Maratón.

Después de la EXPO a comer a un restaurante que nos habían recomendado, por la tarde a pasear y hacer algunas compras y directos a Central Park, para ver el desfile previo con todas la nacionalidades que corren, este es un momento realmente impresionante pues te das cuenta de la cantidad de gente  que hay y lo conocida que es esta Maratón. Al acabar el desfile, a cenar a un buen restaurante una buena dosis de proteína, nos despedimos de Marc y Mónica, deseando a esta mucha suerte al día siguiente en la carrera.

SÁBADO

Nos despertamos temprano,  y nos fuimos a NY, para vernos con Mónica y Marc, pues habíamos quedado para comer juntos y que Mónica nos explicara su experiencia en la carrera. Nos vemos con ellos en un restaurante donde Marc y yo empezamos a ingerir Hidratos de Carbono, cosa extraña en USA, después de pedir nuestro MAIN DISH, Marc y yo hemos de pedir una nueva ración de pasta, pues nos hemos quedado con hambre. Durante la comida Mónica nos explica los pormenores de la carrera, realmente es emocionante oírla explicar la experiencia, que además nos acompaña con fotos y videos, sinceramente uno al escucharla se le ponen los pelos de punta, pues todo lo que explica y con la emotividad que lo explica hace que uno se meta de lleno en la carrera. Mónica ha disfrutado mucho, esto podría ser el primer paso, para en un futuro no muy lejano animarse a correr la prueba larga, (Maratón), el tiempo lo dirá.

Después de la comida teníamos pendiente ir los 4 a ver un musical y por suerte y gracias a una espera impagable (Marc y Mónica), en la cola hemos conseguido ver la que más ilusión nos hacía a todos BILLYE ELLIOT. Un Musical en toda regla, con 2 palabras es suficiente para definirlo, IMPRESIONANTE y ESPECTACULAR. Mención especial al niño que hace de Billie Elliot (10-12 años) que nos ha deleitado con unos bailes y unas canciones que nos han hecho disfrutar muchísimo del espectáculo. Merece la pena si es posible asistir a este o a otro musical de  Broadway, pues tanto los teatros como los montajes son realmente de los que recordaremos toda la vida.

Al finalizar el musical nos quedaban algunas compras por hacer y de vuelta a casa, pues hay que ir a dormir pronto, pues el gran día ya ha llegado.

Antes de despedirnos Mónica y Julia acuerda donde encontrarse y donde van a intentar vernos a lo largo de la carrera, que intentaran sean 3 puntos.

DOMINGO (EL GRAN DIA).

Domingo, suela el despertador a las 4:15, por suerte este fin de semana hemos ganado una hora de sueño en USA, pues los relojes se atrasaban 1 hora, y a estas horas de la mañana es de agradecer.

Me levanto rápidamente y empiezo los preparativos previos habituales, visita al lavabo, cremas, vestirme, alguna cosa de desayuno (Un plátano + unos pocos cereales y un poco de zumo), vuelta al lavabo, para hacer las ultimas descargas y a esperar a Mike, que me acercará a NY, (muchas gracias Mike, este madrugón no tiene precio), En 20 minutos llegamos a Manhattan, recogemos a Marc y nos vamos al punto de encuentro con la gente de MARATHINEZ, (este año han venido con 140 corredores, IMPRESIONANTE). Nos saludamos con ellos y subimos al autobús. Se empieza a respirar Adrenalina y réflex, la gente, incluidos nosotros estamos ansiosos por empezar a correr. Parece que la climatología nos acompañará pues no se ven nubes y tampoco sopla viento.

Llegamos a Staten Island a las 7:10, bajamos del autocar entramos en la zona de los corredores y nos dirigimos a nuestra zona de descanso (Naranja), aprovechamos para ir a los servicios comer alguna cosa y descansar de la mejor manera posible, por suerte encontramos una zona que toca un poco el sol y con la salida del sol  nos vamos calentando. Marc comenta que más que la salida de una Maratón parece que sea un campamento de Mendigos, de indignados o el final del concierto de Woodstook, pues en los momentos previos, puedes encontrarte con infinidad de personajes con las más variopintas vestimentas, descansando en el suelo, sobre mantas viejas o dentro de sacos de dormir roídos y soportando la espera y el frío de la manera más llevadera posible. Es digno de ver y de vivir en alguna ocasión, la gente habla emocionada y explica sus experiencias anteriores.

Se acerca la hora así que aprovechamos para hacer la última visita a los servicios y a la salida para hacer los últimos preparativos previos a la salida, no enfundamos nuestros monos de pintor, dejamos la bolsa en los camiones de UPS (muy bien organizado) y nos vamos a nuestro corral, Marc y yo hablamos poco, los dos estamos nerviosos y emocionados, yo a pesar de ser mi sexto Maratón y no tener un objetivo de tiempo estoy nervioso, quiero acompañar a Marc hasta la llegada y quiero que le salga bien y que los dos nos llevemos un grato recuerdo de esta Maratón.

Entramos en nuestro corral (por cierto sub-elite), no esta muy poblado y es de agradecer pues podemos sentarnos y comentar la jugada tranquilamente, aquí ya se escucha gente con objetivos muy agresivos, 2:45, 2:50, sub 3, por suerte nosotros pasamos desapercibidos, pues nuestro Expected Time es 3:30-3:45.

A las 9:00 nos empiezan a mover hacia la salida, hay gente muy nerviosa que empieza a correr y a adelantar a gente, en nuestro caso como Marc y yo tenemos como objetivo acabar no nos ponemos nerviosos y disfrutamos  del momento.

Los últimos 40 minutos son interminables, tenemos ganas de salir corriendo, pero todavía no nos dejan, dan la salida de las mujeres PRO,  y más tarde la de los hombres, justo después de la salida uno de los momentos más emocionantes cuando canta el himno americano, silencio absoluto y un gran respeto, poco después dan la salida y se oye el NEW YORK, NEW YORK de Frank Sinatra, la verdad es que empezar correr con esta música de fondo es indescriptible.

9:40 Marc y yo empezamos a correr, ya no hay vuelta atrás, ahora sólo nos queda disfrutar, de la carrera, del día, del ambiente y ver a Mónica y a Julia a lo largo del recorrido.

Salimos a un ritmo tranquilo, aunque algo por encima de lo previsto 4:50, es difícil bajar más el ritmo, pues la multitud y la excitación te vuelven loco. Las vista desde Verrazano Bridge son impresionantes, el Sky Line de Nueva York (Nuestra meta) se ve a lo lejos, pero el día es soleado y claro y la imagen es inolvidable, cruzamos el puente y continuamos por Brooklyn, aquí el ambiente es increíble, cada 100 metros hay un grupo de música animando al personal, la gente esta volcada con este evento y parece la fiesta nacional. Toda la 4 avenida la seguimos haciendo a un ritmo más elevado del previsto, pero Marc se encuentra bien y decidimos mantener este ritmo. Al llegar al final de la 4 avenida vemos a Julia y Mónica que nos están animando, nos acercamos a saludar y ellas nos dan muchos ánimos para seguir corriendo, este momento es un “subidón”. Poco Después entramos en una de las zonas con más público del recorrido, la gente esta volcada y no paran de gritar nuestros nombres y animarnos. Nosotros continuamos con lo nuestro, seguimos corriendo algo por debajo de los 5´/km. Recorremos Queens, donde la gente tampoco para de animarnos y nos acercamos a Queensboro Bridge, yo tengo algunos dolores de barriga y Marc me comenta que empieza a notarse flojo, le preparo un pastilla de dextrosa, hacemos una parada técnica en medio del puente y a seguir corriendo andamos por la milla 15-16, y ya tenemos que bajar nuestro ritmo. El momento en que cruzas el puente es espectacular ver la gente que hay a la salida del puente, es difícil decir un número, pero lo que si es fácil de recordar es lo ensordecedor del griterío y el colorido que hay. Entramos en Manhattan ya hemos pasado la media maratón y ahora “sólo” nos queda la 1 Avenida hasta el Bronx y volver por la 5 Avenida. Sigo teniendo dolores de barriga con lo que después de ver que Marc se ha hidratado bien y mantiene el ritmo, decido hacer una parada a los servicios, evacuación y a seguir corriendo, justo en este momento volvemos a ver a Julia y Mónica que siguen alegremente animándonos, aquí el saludo es más rápido y me tengo que poner a correr a buen ritmo para alcanzar a Marc, una vez lo alcanzo me vuelvo a poner delante suyo y seguimos corriendo ahora por encima de los 5´/km. Ver la calles de Nueva York con tanta gente animando a uno se le ponen los pelos de punta y por un momento te sientes muy especial. Llegamos al Bronx y cogemos la 5 Avenida para regresar a Central Park, aprovechamos todos lo avituallamientos para hidratarnos un poco y beber un poco de agua, que buena falta nos hace, aprovecho a Marc para comentar que se olvide ya del tiempo y que se concentré en acabar, el tiempo es lo de menos y las sensaciones que uno tienen son las que te deben ayudar a seguir adelante a uno u otro ritmo. Aunque no parezca la 5 Avenida, sube, no sólo por el mítico “MURO” que superamos con bastante facilidad, sino que la pendiente sin ser excesiva es constante y en este momento de la carrera a uno le parece que esta subiendo al Everest. A medida que nos vamos acercando el gentío cada vez es mayor, la animación va creciendo y la temperatura corporal también. Entramos en Central Park envueltos de gente animando que casi te llevan en volandas hacia la llegada, nuestro ritmo ha bajado considerablemente, pero ahora no es importante, ahora toca el momento de disfrutar de las últimas millas, viendo a la gente volcada y recordar todos los sufrimientos pasados. Pasamos por la Milla 26 y volvemos a ver a Mónica y Julia que siguen incansables animándonos, han conseguido vernos en 3 puntos del recorrido, increíble, casi han realizado callejeando y en metro. Estamos en la ultima recta, ya vemos la meta la ilusión es tremenda, el griterío increíble, uno intenta mirar a lado y lado y no ve más que gente como loca animando a todos los corredores, es una sensación que hay que vivir, pues es difícil de explicar.

Finalmente cruzamos la meta en 3:45:57 segundos, objetivos cumplidos (acabar, y tiempo 3:45), ha sido muy y muy bonito.

Nos abrazamos un momento con Marc, nos felicitamos y seguimos caminando, pues no hay que pararse, pues después de tantos kms corriendo es fácil tener algún desvanecimiento. La gente llega a la meta bastante tocada y las caras de sufrimiento son indescriptibles, yo no me encuentro demasiado bien y tengo que parar a vomitar, la bebida energética que he bebido en el recorrido, de todas maneras una vez “expulsado” sigo caminando y llegamos a la recogida de nuestra bolsa, que aprovechamos para taparnos un poco, pues aunque el día no es excesivamente frío, el viento se hace notar y yo ya he cogido un poco de frío.

Salimos de la zona asignada a los corredores y nos vamos al punto de encuentro con nuestras mujeres, que rápidamente no vienen a abrazar y felicitar, están muy contentas y orgullosas. Explicamos brevemente nuestras experiencias y nos despedimos para poder ir a ducharnos.

Después de descansar en el Hotel nos espera una cena estupenda en New Jersey, en casa de Mike y Ceci, (Frijoles con gamas y Espaguetis con almejas), un menú perfecto para recuperarse de un día tan duro. Nos han recibido con un cartel de felicitación a los corredores y hemos recibid las felicitaciones de todos. La cena fantástica, todo excelente para poder ir a dormir.

RESUMEN FINAL.

Resulta muy difícil explicar en pocas palabras las vivencias de la Maratón de NY y creo que lo mejor posiblemente sea recordar algunos de los momentos más destacados de todo lo que envuelve a la Maratón.

  1. Recogida de dorsal y compras en la Expo, en este momento por si no lo tienes claro, ya no hay vuelta atrás, ya eres partícipe de unos de los eventos populares más famosos del mundo.
  2. Llegada a Staten Island, estas a e horas de la salida, los nervios corren por tus venas, tienes ganas de salir a correr, pero tampoco sabes como te encuentras al 100%
  3. La salida, Himno americano, New York, New York, y empezar a correr.
  4. Vistas del Sky Line, desde Verrazano Bridge, posiblemente una de las mejores vista de NY, ver el objetivo tan lejos te hace pensar en muchas cosas.
  5. Animación de la gente a lo largo de todo el recorrido, la involucración de la gente y la participación hace que en muchas ocasiones más que correr flotes, el público de lleva.
  6. Queensboro Bridge, entrada en Manhattan, ya has pasado la mitad de la carrera
  7. “El Muro” km 35, posiblemente en Nueva York es donde menos muro psicológico haya, pues a pesar de que el perfil es duro, la animación hace que lo pases sin darte cuenta.
  8. Entrada en Central Park, Milla 24, ya sólo quedan 2 y acabas de entrar en el Pulmón de Nueva York, ya eres consciente de que sólo puedes acabar.
  9. Entrada en Meta, se desata la locura, la gente enloquecida animando y cuando cruzas la meta una gran descarga de adrenalina recorre tu cuerpo, el esfuerzo ha merecido la pena.
  10. Foto conmemorativa, la cara es un poema, pero sacas fuerzas de donde casi no hay para hacerte una foto y salir con la mejora cara posible.
  11. El re-encuentro, encontrarte a la familia de nuevo, sus abrazos y su calor después de tantas horas de sufrimiento.
  12. La siesta y ducha posterior al esfuerzo, reconfortan mucho y te hacen volverte a sentir una persona normal
  13. La cena pos Maratón, ya has expulsado de tu cuerpo todo lo ingerido en la Maratón así que esta preparado para recuperar las 3500 Cal, consumidas durante la maratón.

Nueva York, es y será especial, y sigo pensando que es el mejor lugar para estrenarse en la distancia, la logística y el circuito quizás no acompañan mucho, pero la ciudad, la gente, la animación hacen que la Maratón de Nueva York, sea algo muy y muy especial.

NY VOLVERÉ!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

18 11 2011
Jordi Valldeperas

Molt be nanu !!
bona crònica i molt bona experiència. Quasi que et compris un WC portàtil ja ja !!!
llegint-la estic pensant de tornar a fer la Maratò de BCN el 2012, que ja havia descartat.
salut!!

20 11 2011
pichondcp13id

gracies company
La veritat es que corre la Marato de NY es i serà una cosa especial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: