Deja las Excusas. Conseguir los Objetivos sólo depende de ti.

17 01 2014

Hace unos días en La Vanguardia aparecía un artículo de Núria Pelaez, en el que entrevistaba  a César Piqueras, escritor, conferenciante y coach. A pesar de que el artículo esta enfocado a la parte más profesional de las personas, creo que es muy interesante la lectura, no sólo por los aspectos profesionales que son evidentemente muy importantes sino para muchos otros aspectos y especialmente en lo que se refiere al deporte que es el tema que más tratamos en este Blog.

Cómo he dicho en algunas ocasiones los humanos somos mucho más capaces de hacer cosas de las que a priori nos pensamos y lo más importante es marcarse unos objetivos que sean claros, asequibles, medibles y motivadores y con una buena dosis de esfuerzo y motivación hay muchas probabilidades que consigamos cumplir los objetivos.

images 1images2

En el mundo del deporte, como en el profesional es importante estar seguro de uno mismo y pensar que si uno quiere por muy difícil que pueda parecer el reto, con una buena planificación, un buen método y especialmente una buena dosis de sacrificio e ilusión se puede llegar mucho más lejos de lo que te puedas pensar. Yo NUNCA pensé que sería capaz de correr una Maratón y mucho menos hacer un Ironman, pero ahora ya llevo unas cuantas maratones y a pesar de que sólo he participado y finalizado un Ironman ya sé lo que es y es uno de los retos deportivos más bonitos y atractivos que he realizado.

He dicho en muchas ocasiones que algunas de las cosas más importantes y que ayudaron a que pudiera completar el Ironman fueron:

  1. Un Gran Grupo en el que nos motivábamos unos a otros en los momentos difíciles que los hubo y muchos.
  2. Un gran sacrificio personal.
  3. Una gran programación ayudado en gran medida por la ayuda de un entrenador personal.
  4. Una optimización del tiempo.
  5. Una ordenación de la vida personal.

Con todo esto estoy convencido que puedes cumplir con los objetivos que unos se puede plantear y aunque parezcan difíciles seguro que los vas a poder conseguir.

Os dejo al articulo a continuación pues creo que merece la pena leerlo en detalle y tomar buena nota para aplicarlo en muchas facetas de la vida.

140111 Ironman

“Déjate de excusas: alcanzar tus objetivos sólo depende de ti”

Rango del artículo 12 ene. 2014 Dinero Nuria Peláez

El 2014 acaba de empezar y, como cada año, afloran los buenos propósitos personales (dejar de

fumar, apuntarse al gimnasio…) y también profesionales: mejorar el inglés, apuntarse a un máster,

cambiar de empleo o conseguir uno. Pero no basta con marcarse objetivos: después hay que luchar

para conseguirlos, evitando las autoexcusas. Así lo advierte en esta entrevista el coach ejecutivo

César Piqueras, ingeniero técnico industrial y máster en Psicología de la Gestión de Organizaciones

por la London Metropolitan University Business School, máster ejecutivo en Administración de

Empresas, máster en Programación Neurolingüística, máster en Terapia Gestalt y CTI Coaching

Training Program. Autor del libro El jardinero en la empresa, Piqueras publica ahora Evitando el

autosabotaje (Amat editorial) en el que evidencia las razones por las que nosotros mismos nos

impedimos conseguir nuestros objetivos. ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de definir los

buenos propósitos laborales para el nuevo año? En primer lugar que sean objetivos y no

intenciones. Que no sean un “me gustaría…” sino algo cuantificable, medible y que además nos

motive. Decía el maestro Yoda a Luke Skywalker en la Guerra de las Galaxias: “Hazlo o no lo hagas,

pero no lo intentes”. Esta frase resume claramente la diferencia entre una intención y un objetivo

bien definido. Los objetivos son para conseguirlos; por ejemplo: “Antes de verano me voy a

matricular en un máster en…” o “este año mejoraré mis ventas en un 20%”. ¿En qué consiste el

“autosabotaje”? Lo hacemos todos los días: dejamos para más adelante lo que nos gustaría hacer

hoy. Ponemos excusas, buscamos todo tipo de argumentos para no estar haciendo lo que realmente

es importante para nosotros. A veces pensamos que el mundo nos impide conseguir nuestros

objetivos, pero en realidad somos nosotros mismos: es autosabotaje. ¿En qué formas suele

presentarse? La forma más común es la excusa “es que…”. Te darás cuenta porque muchas

personas te cuentan sus objetivos pero enseguida agachan la cabeza y ponen cualquier excusa para

justificar que en realidad no los van a conseguir: “Quizá el año que viene”, “cuando tienes hijos es

muy difícil…” y un largo etcétera. También hay muchas personas que, en realidad, no se proponen

conseguir algo porque no creen lo suficiente en ellos mismos: el autosabotaje aparece bajo la

creencia de que “no somos suficientemente buenos”, “no podremos” o “no merecemos”. ¿Podría

citar ejemplos de “autosabotaje” profesional? Cada día cuando nos ponemos a trabajar, empezamos

por las cosas que menos trabajo nos cuesta hacer, como mirar el correo. Esto es autosabotaje en su

máxima expresión, ya que estamos posponiendo lo realmente importante que tenemos que hacer

ese día, pero que nos incomoda hacer por su dificultad. Al final, el día acaba y no hemos hecho lo

más importante. También ocurre que, por no hacer lo importante cuando toca, nos quedamos hasta

tarde para acabarlo. Es el síndrome de “estudiar el último día antes del examen”. Creíamos que lo

teníamos superado, pero en el trabajo nos ocurre a menudo. Con la formación también solemos

cometer autosabotaje: recuerdo un compañero que siempre había querido hacer un MBA y ningún

año parecía el apropiado. Solemos posponer nuestra formación para momentos en los que

teóricamente vamos a tener más tiempo. Nunca llegan esos momentos: es una excusa más para no

avanzar. ocho horas, dos horas son muy improductivas: imaginemos lo que significan dos horas

diarias de todos los empleados de un país para su PIB. Hay que estar motivado por lo que se quiere

conseguir y evitar tentaciones de interrupción como el WhatsApp y las redes sociales. Además, hay

que creer en nosotros mismos y construir una pequeña espiral de éxitos que nos haga sentirnos

más capaces cada día. Por último, se recomienda que los premios a nuestros esfuerzos estén cerca.

El típico ejemplo de una red comercial en la que se pagan las comisiones a final de año es un

aliciente para la procrastinación. Si la recompensa está el 31 de diciembre, no me esfuerzo desde el

1 de enero por conseguirla. Hay que acercar las recompensas para verlas al alcance de la mano. En

el libro recomienda “empezar a creer que es posible”. Para los parados de larga duración que llevan

meses, incluso años, buscando empleo, ¿es posible volver a creer? Hay que tener un plan y ceñirse

a él, considerando que “nuestro próximo trabajo es encontrar trabajo”. A veces dejamos de confiar

en nosotros mismos y desde esa posición nada es posible, y en una entrevista de trabajo no

transmitiremos convicción. Recomiendo que cualquier persona en desempleo se haga un pequeño

plan con el objetivo de encontrar su siguiente posición laboral. Debemos ser muy rigurosos con el

cumplimiento del plan y con el horario que le vamos a dedicar. A menudo nos descuidamos,

empezamos a levantarnos muy tarde y a hacer otras cosas que nos relajan demasiado: nuestra

energía no debe decaer en exceso. ¿Cuál podría ser el plan de acción de una persona cuyo propósito

sea encontrar empleo en el 2014? Primero debe de tener un objetivo claro. Por ejemplo,

“encontrar en el 2014 un empleo relacionado con mis estudios en Barcelona”. Segundo: debe tener

unas normas. Por ejemplo, “me dedicaré a la búsqueda de este empleo de 9 a 14 horas cada día

laborable hasta que encuentre empleo, excepto en vacaciones”. Tercero: debe tener actividades

concretas. Por ejemplo, “cada semana me tomaré un café con dos amigos, conocidos, antiguos

clientes o proveedores para tantear posibles oportunidades laborales que ellos puedan conocer;

cada día buscaré empleo en los principales portales de internet; abriré una cuenta en LinkedIn y en

Twitter crearé una lista con las noticias sobre empleo de las principales consultoras de relaciones

humanas y selección de César Piqueras propone un gran buen propósito para el año 2014: cambiar de actitud y

perseguir metas reales y cuantificables, sin excusa alguna personal”. ¿Cómo se deben afrontar los pequeños fracasos, como un no en una entrevista de

empleo? El fracaso es un paso más hacia el éxito. El no es una parte más de nuestra vida; o lo

asumimos como algo normal o nos veremos vencidos cada vez que nos ocurra. Una persona en

desempleo es una persona que persigue un objetivo y tiene que saber que va a encontrar muchos

no y sólo un sí. El que siembra, en algún momento no tiene más remedio que recoger.

140115 Dejate de Excusas_ alcanzar tus objetivos depende de ti

111128 El arte de motivarse

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: